Tratamientos para eliminar los piojos: Tratamientos farmacológicos

Autor: Terry Gragera Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (25 de Agosto de 2016)

Los tratamientos de venta en farmacias para tratar la pediculosis son insecticidas a base de aletrina, permetrina, piretrina, fenotrina o malatión, que son eficaces si se usan correctamente, siguiendo las instrucciones del producto. Es necesario siempre repetir el tratamiento a los 10 días de la primera aplicación, puesto que muchas veces no acaban con todas las liendres y se puede producir una nueva infestación, que se evita repitiendo el tratamiento tras esos 10 días.

Estos tratamientos pueden ser tóxicos e irritar el cuero cabelludo. Se debe tener cuidado para que no entren en contacto con los ojos ni con las mucosas, así que es aconsejable tapar la cara con una toalla. Estos productos se comercializan en forma de champú, loción o crema.

La permetrina al 1%, en crema o loción, es el tratamiento más aconsejado, porque hay más ensayos clínicos que prueban su baja toxicidad en comparación con otros productos. Así, en cuanto se detecta la presencia de piojos se debe usar permetrina al 1,5%. A los 20 minutos de su uso, hay que lavar el cabello y proceder a su peinado exhaustivo, para la extracción de piojos y liendres con una lendrera. La desparasitación mecánica del cabello los días siguientes al tratamiento es clave y debe repetirse diariamente. Pasada una semana es necesario repetir la aplicación del producto.

Se aconseja además lavar toda la ropa, sábanas, fundas de sofá, toallas o cualquier otra prenda u objeto que haya estado en contacto con el infectado. Para ello, es necesario lavar la ropa a 50 grados y sumergir los peines en agua hirviendo.

Los champús, debido a su corto tiempo de exposición y su uso sobre cabello mojado, no son recomendables como tratamiento aislado. Se recomienda usar un pediculicida con capacidad ovicida y siempre siguiendo las indicaciones del prospecto, ya que su mal uso y su sobredosificación facilita la aparición de resistencias.

No se aconseja utilizar ninguno de los agentes previamente indicados de manera preventiva y no hay ningún repelente en el mercado que haya demostrado ser lo suficientemente eficaz contra el contagio de la pediculosis.

Para que el tratamiento sea realmente eficaz se deben seguir las siguientes indicaciones:

  • Aplicar el producto generosamente y mantenerlo el tiempo requerido para que haga efecto.
  • El pelo no debe estar demasiado mojado para que la sustancia activa no se diluya con facilidad.
  • Se debe tapar la cabeza con un gorro o toalla y después aclarar con abundante agua.
  • Hay que repetir todo el proceso de 8 a 10 días más tarde, ni antes ni después, ya que debe hacerse según el ciclo vital del parásito.
  • No se deben utilizar de manera conjunta diferentes tratamientos pediculicidas y siempre hay que leer y seguir las instrucciones del tratamiento antes de su aplicación.

Las mujeres embarazadas y los lactantes deben evitar el tratamiento con estos fármacos. Para ellos es más aconsejable el peinado mecánico de los piojos. La permetrina se puede utilizar en niños de 2 meses en adelante, pero el resto de productos se aconseja a partir de los 2 años de edad. En menores de 6 meses es mejor retirar las liendres y los piojos a mano (lendrera).

Algunos estudios han afirmado que los piojos y las liendres se han hecho resistentes a los pediculicidas, por ello cada vez son más frecuentes las infestaciones y ya no es un problema estacional, sino que niños y adolescentes pueden contagiarse en cualquier momento y lugar.

Otros productos de venta en farmacia más recomendables que los insecticidas son la dimeticona o la ciclometicona, siliconas de alta densidad que provocan la deshidratación y asfixia del piojo. Estos compuestos no tóxicos son aconsejables para personas con problemas de piel o muy sensibles, para personas con asma, aquellas que muestren resistencia a la permetrina, embarazadas o niños hasta los dos años de edad.

La dimeticona es una silicona que recubre los piojos interfieriendo en su equilibrio acuoso y provocando su asfixia; al tener este mecanismo de acción es poco probable que se desarrollen resistencias. Aunque en las distintas presentaciones aparecen indicaciones sobre su tiempo de aplicación que varían desde una hora hasta una noche entera, el tiempo de aplicación recomendado es de 8 horas. Al igual que el resto de tratamientos debe repetirse a los 7 días.

Así, la dimeticona es un tratamiento eficaz y seguro, no es un insecticida y es un producto menos irritante. De esta forma, es una opción de tratamiento más recomendable que cualquier producto químico para eliminar los piojos.

El alcohol bencílico es otro compuesto utilizado en pediculicidas para matar los piojos. Indicado a partir de los 6 meses, es una solución eficaz para acabar con los piojos, pero tiene la desventaja de que no afecta a las liendres, por lo que hay que realizar aplicaciones semanales para acabar con todos los piojos nuevos.

El uso de fármacos orales para tratar la pediculosis no está aprobado en España.