Trastornos del ritmo cardiaco

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Laura Osuna (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

Los trastornos del ritmo cardiaco son muy frecuentes. De vez en cuando, el corazón late demasiado deprisa o demasiado despacio, lo que no tiene por qué ser un síntoma de ninguna enfermedad. Sin embargo, si sucede con frecuencia o durante un período largo, debe acudir de todas formas al médico para averiguar las causas.

Si la frecuencia cardiaca cae durante un tiempo por debajo de las 60 pulsaciones por minuto, se habla de trastornos lentos del ritmo cardiaco (bradicardias). Esto no siempre se debe a una enfermedad: si practica deportes de resistencia, la frecuencia y, por tanto, el pulso en reposo suelen ser bajos. Los atletas en forma pueden tener una frecuencia cardiaca constante por debajo de las 60 pulsaciones por minuto sin estar enfermos.

Sin embargo, si el corazón late muy fuerte, a más de 100 pulsaciones por minuto, se habla de trastornos rápidos del ritmo cardiaco (taquicardias).

Las causas de los trastornos patológicos del ritmo cardiaco son lesiones o trastornos en los nodos sinusales, que constituyen el marcapasos natural del corazón. Las lesiones en el sistema de conducción eléctrica del corazón que transporta los impulsos eléctricos de los nodos sinusales hasta las células del músculo cardiaco y se ocupa de las contracciones rítmicas de dicho músculo, también pueden causar trastornos del ritmo cardiaco. Algunas posibles causas son las siguientes :

  • Enfermedades cardiacas coronarias (ECC)
  • Enfermedades de las válvulas del corazón
  • Fallos cardiacos congénitos, tales como el síndrome de Wolff Parkinson White (síndrome WPW)
  • Enfermedades de la musculatura cardiaca (cardiomiopatías)
  • Hipotiroidismo
  • Hipertiroidismo
  • Efectos secundarios de determinados medicamentos (por ejemplo, una sobredosis de medicamentos antiarrítmicos como los betabloqueantes o los digitálicos puede ocasionar un trastorno lento del ritmo cardiaco).

Para poder determinar si existen trastornos del ritmo cardiaco, el médico pregunta al paciente en primer lugar por sus molestias. Después sigue un chequeo médico y otros métodos de diagnóstico, tales como la ecocardiograma (ECG) o la ecografía del corazón. Para establecer las causas de los trastornos del ritmo cardiaco son necesarias a veces otras pruebas como un análisis de sangre.

El tratamiento se dirige hacia el tipo de trastorno, la gravedad y las causas. Hay diferentes medicamentos que ayudan en el tratamiento de los trastornos del ritmo cardiaco. Si el tratamiento con medicamentos no es suficiente, los médicos implantan un marcapasos mediante cirugía.