Trastornos relacionados con el gluten

Autor: Verónica López Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (20 de Octubre de 2016)

© iStock

Los trastornos relacionados con el gluten suelen tener unos síntomas similares, pero los tratamientos y la calidad de vida de los pacientes es muy diferente. Así, los trastornos principales relacionados con el gluten son la enfermedad celíaca, la sensibilidad al gluten no celiaca (SGNC), la alergia al trigo o el síndrome de intestino irritable (SII). Analizamos todas las diferencias de estas manifestaciones médicas.

El principal problema asociado a los diferentes trastornos relacionados con la ingesta de gluten es el infradiagnóstico, debido en gran medida a una sintomatología muy similar que dificulta su detección. Las pruebas diagnósticas que se utilizan para diagnosticar un trastorno relacionado con el gluten son: análisis de sangre, biopsia de intestino delgado, pruebas genéticas y pruebas de alergia. Debido a los problemas en el diagnóstico de estas patologías, se recomienda que los grupos de riesgo se sometan a las pruebas específicas de detección de enfermedad celíaca, para así poder descartar otros trastornos; estos pacientes son familiares directos de celíacos (padres, hijos y hermanos). Además, otras enfermedades también se asocian con un mayor riesgo de padecer EC, como son las personas con síndrome de Down.

El gluten es una proteína que se encuentra en cereales como el trigo, el centeno, la cebada, el kamut, triticale y la espelta. Pero por su poder espesante es utilizado en la industria alimentaria en multitud de productos (bollería industrial, panes, salsas, cremas, platos preparados e incluso medicamentos.

Enfermedad celiaca

La enfermedad celiaca (EC) se considera una intolerancia permanente a las proteínas del gluten (gliadinas, secalinas, hordeínas y puede que también a las aveninas). De causa desconocida, los factores genéticos y ambientales juegan un papel fundamental en su desarrollo. Los síntomas habituales son consecuencia de la inflamación crónica de la mucosa del intestino delgado con manifestaciones como la diarrea, dolor abdominal, vientre hinchado y nauseas, además de dolor de cabeza, cansancio y pérdida de peso, entre otros. El retraso del crecimiento es frecuente en aquellos niños diagnosticados en los primeros años de vida. También puede ser asintomática y si surgen síntomas pueden aparecer varias semanas después de consumir el gluten o incluso tardar años en aparecer.

La EC es más común en mujeres que hombres pero puede afectar a cualquier persona de cualquier edad.

El único tratamiento es la restricción total del gluten en la dieta. Algunas de las comorbilidades asociadas son la diabetes millitus tipo 1, la dermatitis herpetiforme, la enfermedad inflamatoria intestinal, la intolerancia a la lactosa, el Síndrome de Sjögren, el lupus eritematoso, la tiroiditis la psoriasis o el Síndrome de Down, entre muchas otras.

Sensibilidad al gluten no celíaca

La SGNC tiene un cuadro clínico muy parecido al de la enfermedad celíaca pero es menos grave. No suele provocar alteraciones histológicas (de los tejidos) de la mucosa del intestino delgado. Los síntomas aparecen horas o días tras la ingesta de gluten. No se conocen las causas que provocan este trastorno pero se cree que no es una reacción autoinmune ni una reacción alérgica. Afecta a mayor número de personas que la EC, de hecho, se estima que la prevalencia es de hasta 10 veces superior a la de la enfermedad celiaca. El tratamiento se basa en una alimentación baja en gluten o limitada temporalmente, aunque al no conocerse la causa que lo produce no existe un criterio diagnóstico consensuado. El umbral de tolerancia al gluten varía entre los pacientes.

Algunas investigaciones recientes afirman que los FODMAP (oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables), pueden ser los causantes de los síntomas de la SGNC, en vez del gluten.

Alergia al trigo o alergia al gluten del trigo

La alergia al trigo es una reacción alérgica a los componentes del trigo mediada por la IgE. La reacción alérgica se puede producir a las pocas horas de ingerir alimentos con gluten o tardar unos días en manifestarse. Afecta de forma diferente a niños y adultos. Suele provocar picor e hinchazón de las mucosas o molestias en el tracto intestinal. En adultos suele ser permanente y en niños puede desaparecer durante la infancia. El tratamiento se basa en una alimentación sin trigo y según la forma de manifestación también a veces sin gluten.

Síndrome de Intestino Irritable

El síndrome del intestino irritable (SII) es una molestia habitual que afecta aproximadamente al 15-20% de la población y su sintomatología suele cursar con dolor abdominal, estreñimiento o diarrea, flatulencias e hinchazón. Suele aliviarse tras la defecación y se asocia a cambios en la frecuencia y consistencia de las deposiciones, sin haber síntomas de alarma. De los tres tipos que se diferencian (predominio de estre­ñimiento, predominio de diarrea y patrón alternante), es especialmente sospechoso de SII el enfermo con diarrea como síntoma principal. Por estos efectos, suele confundirse con trastornos como la celiaquía o la SGNC. Se desconocen sus causas y algunos afectados responden bien a una dieta sin gluten.

Dermatitis Herpetiforme

La enfermedad de Duhring o dermatitis herpetiforme es una erupción cutánea pruriginosa que provoca protuberancias, ampollas o vesículas que aparecen usualmente en los codos, las rodillas, la espalda y los muslos. La erupción es crónica y aunque se desconoce su causa, se considera la expresión cutánea de la enfermedad celíaca.

Aunque las personas que sufren esta patología no tienen síntomas del tracto digestivo, normalmente sí sufren el daño intestinal que caracteriza a la enfermedad celíaca.