Trastorno de ansiedad : Definición

Autor: Redacción Onmeda (9 de Octubre de 2017)

La ansiedad se define como una sensación de miedo, inquietud, tensión, taquicardia y dificultad respiratoria, que puede no estar asociada a ningún estímulo aparente. Así, se habla de "trastorno de ansiedad” para referirse a ciertas patologías en las que el paciente experimenta un gran miedo aunque no haya una razón para ello.

El afectado apenas puede controlar el miedo o no puede controlarlo en absoluto. Este trastorno también se conoce como “neurosis de angustia”. Básicamente, el miedo se describe como una situación de amenaza. En estas circunstancias, el miedo tiene una función: es una señal de alarma que ayuda a evitar dicha amenaza. Cuando esta amenaza ha pasado, el miedo también debería desaparecer. En el trastorno de ansiedad se considera una amenaza algo que en realidad no lo es.

Existen varios tipos de trastorno de ansiedad:

  • Trastorno de ansiedad generalizada: en este tipo de trastorno se dan sobre todo miedos indeterminados (llamados de libre flotación) y sensación de tensión. El miedo puede aparecer ante diferentes circunstancias de la vida y diferentes situaciones del día a día.
  • Trastorno de pánico: las características del trastorno de pánico son los ataques de pánico repentinos, que están ligados a un fuerte sentimiento de miedo y la correspondiente respuesta física.
  • Fobias: las fobias se manifiestan a través de un fuerte miedo a determinadas situaciones o cosas, aunque el afectado sepa que su miedo es infundado. Entre otras fobias podemos señalar:
    • Agorafobia (miedo a los espacios abiertos): los agorafóbicos evitan determinados lugares o situaciones, como los espacios abiertos, las aglomeraciones de gente y los viajes. Las personas con agorafobia temen que en caso de pánico no puedan huir o que nadie les preste ayuda si se da una emergencia.
    • Fobia social: las personas con fobia social tienen un miedo desmesurado a los demás (a los desconocidos o a ser el centro de atención.
    • Fobias específicas (aisladas): forman parte de estas fobias el miedo a determinadas cosas o situaciones como las arañas, los perros o a los espacios cerrados.

Existen formas mixtas de estas fobias que no pueden delimitarse con exactitud.

Dependiendo del tipo y de la magnitud del trastorno de ansiedad, la vida de los pacientes se puede ver muy afectada. Algunas personas dejan de ir al trabajo o no se exponen a determinadas situaciones por miedo (o lo hacen solo si están acompañados).