Trastorno afectivo estacional (depresión de invierno): Definición

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (19 de Marzo de 2012)

Los trastornos afectivos, entre los que se encuentra la depresión invernal, consisten en estados de ánimo en los que está muy presente la sensación de tristeza y el abatimiento por un largo espacio de tiempo. Los pacientes se ven incapaces de ser felices y se vuelven pesimistas.

Todo el mundo puede sentirse triste en algún momento. Normalmente, la tristeza y el bajo ánimo están relacionados con alguna causa concreta. Un incidente grave como una separación de pareja o la muerte de un ser querido provoca una alteración en el estado de ánimo. Sin embargo, la mayoría de las personas que atraviesan una situación traumática de este tipo se recuperan en un periodo de tiempo prudente. Cuando la tristeza permanece durante un periodo de tiempo prolongado se puede ante un estado de depresión. Las transiciones de duelo y tristeza hacia una depresión suelen ser fluidas.

Las depresiones se clasifican en función de los síntomas, la severidad, la duración y la evolución del trastorno. Las depresiones se pueden diferenciar en unipolares y bipolares. En las primeras aparecen exclusivamente fases depresivas. Las depresiones bipolares se muestran por una variación de fases depresivas a fases maníacas. Estas últimas se manifiesta por medio de estados de exaltación, de crispación y de agresividad. Este tipo de depresión es menos habitual que la unipolar.

Además, las depresiones se dividen en leves, medias y severas. Los trastornos afectivos estacionales, y por tanto la depresión invernal, suelen ser leves o medias.