Toxoplasmosis: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2012)

Puesto que la toxoplasmosis causa pocas molestias en general, el tratamiento no es necesario en la mayoría de los casos. Sin embargo, si la persona afectada está embarazada la primera vez que es infectada por el patógeno de la toxoplasmosis, es necesario el tratamiento aunque la afectada no tenga molestia. La finalidad del tratamiento es evitar la infección del niño. Para esto se usa el antibiótico espiramicina (desde la semana 16 de embarazo y en combinación con la pirimetamina). Al mismo tiempo, las embarazadas reciben ácido fólico para evitar los daños a la médula ósea. Tras el parto se seguirán utilizando los mismos fármacos para tratar al recién nacido.

Si el sistema inmunológico del paciente está dañado debido, por ejemplo, a una infección por el VIH, también es recomendable el tratamiento con los fármacos mencionados y en este caso también con atovaquona para la quimioprofilaxis.