Toxoplasmosis: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2012)

El diagnóstico de la toxoplasmosis se realiza a través de la detección del patógeno. El parásito Toxoplasma gondii se puede detectar directa o indirectamente.

La detección directa del patógeno de la toxoplasmosis es posible gracias a una muestra de tejido de distintos órganos, como los ganglios linfáticos o el útero. Tras el tratamiento de la muestra con determinados métodos de coloración, se puede detectar el patógeno. Sin embargo, esta forma de detección es poco específica, por eso se usa en pocos casos para el diagnóstico de la toxoplasmosis. El método habitual para el diagnóstico de la toxoplasmosis es la detección indirecta del patógeno. Para esto se realiza un análisis de sangre con el que se determina si el cuerpo produce anticuerpos contra el patógeno causante de la toxoplasmosis. Con esta prueba se puede detectar el aumento de los niveles de anticuerpos una semana después de la infección.