Toxoplasmosis: Definición

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2012)

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa inofensiva en la mayoría de los casos. Sin embargo, representa un riesgo para las personas con el sistema inmunitario debilitado, así como en las mujeres embarazadas para el bebé en gestación.

El nombre toxoplasmosis procede de la forma curva (del griego toxon = arco) del parásito que causa la enfermedad, el Toxoplasma gondii, el protozoo descubierto en un roedor (el gondi) del norte de África en 1908. La primera descripción de toxoplasmosis en humanos data del año 1923. En el año 1969 se descubrió por completo el ciclo de desarrollo del parásito.

El parásito responsable de la toxoplasmosis afecta a mamíferos, aves y humanos. Por eso la toxoplasmosis pertenece a las llamadas zoonosis: enfermedades que se pueden transmitir entre animales y humanos.

Tras haber superado la toxoplasmosis se es inmune de por vida. Esto significa que en las mujeres embarazadas, si han sido infectadas antes de su embarazo con el Toxoplasma gondii y se produce la enfermedad, ya no pueden volver a enfermar con toxoplasmosis, lo que en este caso implica que no hay peligro para el feto en gestación.

Incidencia

El agente patógeno causante de la toxoplasmosis está extendido en hombres y mamíferos de todo el mundo. La incidencia de la infección aumenta con la edad: el porcentaje de personas infectadas aumentan en cada década en un 10%. En el grupo de edad por encima de los 50 años, hasta el 70% de las personas es portador del patógeno de la toxoplasmosis.