Toxoplasmosis: Transmisión

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2012)

En la toxoplasmosis existen distintas posibilidades de contagio: la transmisión del patógeno se produce principalmente por el consumo de carne cruda (filete tártaro, jamón crudo, salami, salchichas, etc.) o carne que no está lo suficientemente hecha, como carne picada, sobre todo de cerdo.

Otra forma de transmisión común es el contacto con el suelo, contaminado con heces de gato: al jugar en la arena, al trabajar en el jardín, en la agricultura o al limpiar la caja de arena de los gatos, el patógeno de la toxoplasmosis de las heces de los gatos puede entrar en el hombre a través de la boca. También las frutas y verduras pueden estar contaminadas con heces de gato y ser la causa de una infección por toxoplasmosis.

Entre las causas más raras de toxoplasmosis se encuentran la infección primaria por toxoplasmosis en las embarazadas. Solo en algunos casos se produce durante el embarazo una transmisión del patógeno al feto (infección prenatal). Al principio del embarazo el riesgo de contagio es menor y aumenta hasta el final de este. El contagio de la toxoplasmosis de una persona a otra es casi imposible.

El periodo de incubación de la toxoplasmosis (es decir, el periodo de tiempo entre la infección con el patógeno y la aparición de los primeros síntomas) va de dos a tres semanas.