Toxoplasmosis: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2012)

Agente patógeno

La causa de la toxoplasmosis es la infección con un patógeno determinado, el parásito Toxoplasma gondii. Este protozoo afecta a los pájaros y mamíferos, incluidos los humanos.

El gato ocupa un lugar especial entre los mamíferos como último huésped del patógeno de la toxoplasmosis. La reproducción sexual del Toxoplasma gondii se produce en el intestino delgado de los gatos. De las formas femeninas y masculinas del toxoplasma, los gametos, surgen tras la fecundación los llamados ooquistes. Estas son eliminadas con las heces de los gatos afectados. De este modo, el patógeno llega al suelo, de donde los huéspedes intermediarios (como los cerdos, el ganado o los humanos) lo pueden tomar (por ejemplo, por el consumo de verduras o de plantas forrajeras). Sin embargo, antes de que el patógeno eliminado por huéspedes intermediarios pueda causar una infección en los humanos, este necesita al menos tres días de aire, humedad y calor para que pueda desarrollarse. Transcurrido este periodo, este se convierte en un ooquiste, que pasa por las siguientes etapas: la de esporoquiste y la de esporozoíto. Estas formas pueden ser infecciosas durante meses o años.

Cuando la toxoplasmosis se da en los humanos, esta afecta en la mayoría de los casos a una determinada parte del sistema inmunitario: el conocido como sistema reticuloendotelial. Aquí aparece una célula madre que se divide en dos células hijas en las células afectadas. A través de la repetición de esta división se produce una acumulación de parásitos en las células afectadas. La división se repite hasta que las células afectadas se llenan de parásitos. Así se forma un pseudoquiste cuya pared se encuentra en la membrana celular de la célula huésped. En esta fase, la reproducción rompe el pseudoquiste y los parásitos se transmiten a través de la sangre a todo el cuerpo (es lo que se conoce como parasitemia). Una vez que el sistema inmunitario responde, transcurrida alrededor de una semana, los parásitos crean quistes reales con una pared sólida. Estos quistes son muy resistentes y se encuentran sobre todo en los músculos y en el cerebro. En esta fase, el agente patógeno de la toxoplasmosis puede permanecer inactivo durante muchos años.