Publicidad

Publicidad

Tos ferina (pertussis)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

La tos ferina (pertussis) es una enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias causada por la bacteria Bordetella pertussis. La tos ferina ya no es una enfermedad puramente infantil porque está aumentando la incidencia en jóvenes y adultos. Actualmente, están inmunizados gracias a la vacunación, aproximadamente, el 90% de los niños en edad escolar.

La tos ferina se transmite mediante contagio a través de estornudos o tos. Los primeros síntomas de la tos ferina son similares a los de un resfriado: mucosidad, estornudos, ronquera y tos leve. Los ataques de tos característicos de la tos ferina se producen después de unas dos semanas. La enfermedad cede sola lentamente después de varias semanas. En otoño e invierno aumenta el número de casos de tos ferina.

Después del comienzo del tratamiento de la tos ferina con antibióticos, transcurren unos cinco días hasta que los pacientes dejan se ser contagiosos.

Mediante el uso de una vacuna hay protección eficaz contra la tos ferina. Los jóvenes y adultos deben pensar en una dosis de recuerdo de la vacunación, porque la inmunidad que confiere la vacunación dura sólo unos cuatro a 12 años. Después de una enfermedad natural se cuenta con cuatro a 20 años de inmunidad.