Inflamación de la glándula tiroides (tiroiditis)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Isabel Pescador (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/AbleStock.com

La inflamación de la glándula tiroides (tiroiditis) representa, aproximadamente, del 1 al 3% de todas las enfermedades relativas al tiroides. Según su causa y evolución, se puede diferenciar entre inflamación aguda, subaguda y crónica, cada una de las cuales tienen su propio cuadro clínico.

La tiroiditis de Hashimoto (inflamación linfocítica crónica del tiroides) es la más común, con un 80% de presencia en los casos de enfermedad. Las mujeres se ven afectadas de 8-14 veces más que los hombres. El origen de una tiroiditis de Hashimoto es poco claro, los investigadores suponen que se debe a una combinación de infecciones y predisposición genética que ataca al sistema inmunológico y al tejido de la glándula tiroides (enfermedad autoinmune). También puede aparecer si se padece hepatitis C.

La inflamación de la tiroides puede limitarse a una zona determinada (focal) o extendida (difusa) por el tejido de la glándula tiroides. Las posibles causas de una tiroiditis aguda pueden ser infecciones por bacterias o virus.

Los síntomas dependerán de la causa y del tipo de inflamación de la tiroides. Si la causa son las bacterias, la inflamación (aguda) producirá dolor en la glándula porque estará inflamada y se experimentará un aumento de temperatura. Si la inflamación se produce a causa de una hipofunción de la tiroides, como suele ser el caso de una tiroiditis de Hashimoto, los síntomas son el cansancio, la falta de estímulo, la alteración del peso, una piel seca y un cabello quebradizo.