Timoma

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

El timoma es un tumor que se origina en el timo, un órgano linfoide situado detrás de la parte superior del esternón que fabrica glóbulos blancos. Hay formas benignas y malignas. Estas últimas reciben el nombre de timomas malignos o carcinomas tímicos.

El timoma es una enfermedad cancerosa infrecuente. En principio, puede aparecer a cualquier edad, si bien la mayoría de pacientes tienen entre 50 y 60 años. Existen diversas patologías que se manifiestan en muchos casos asociadas a un timoma benigno, como por ejemplo la miastenia grave, una enfermedad autoinmune. Sin embargo, las causas exactas por las que se desarrolla un timoma maligno, un cáncer de timo, aún no se han esclarecido.

La mayor parte de los tumores tímicos son benignos. Aproximadamente, un cuarto es de naturaleza maligna. Las molestias aparecen cuando el timoma constriñe estructuras adyacentes, sobre todo, la tráquea y el esófago. Cuando esto ocurre, en ocasiones el cuadro sintomático incluye tos, disnea y dolores, que por otro lado pueden manifestarse de manera concomitante a muchas otras patologías.

El diagnóstico del timoma se efectúa en muchos casos por casualidad, por ejemplo, durante un examen radiológico. Otras pruebas adicionales como la tomografía por resonancia magnética (TRM) o la tomografía axial computarizada (TAC), permiten al facultativo clasificar el tumor en función de su estadio (estadificación). Con el objetivo de diferenciar un tumor benigno de un tumor maligno, resulta imprescindible extraer una muestra de tejido (biopsia) y analizarla posteriormente al microscopio. Dado que el timo es una glándula de difícil acceso, lo habitual es tomar la muestra de tejido durante la resección quirúrgica del tumor. La eliminación por medio de cirugía es el tratamiento más habitual del timoma. Cuando el tumor se halla en un estadio avanzado, tras la operación se administra adicionalmente radioterapia y/o quimioterapia. El cáncer de timo es muy sensible a la radiación, por lo que el índice de curación es muy elevado, incluso en aquellos casos en que no puede eliminarse el tumor por completo. La tasa de supervivencia del timoma a 5 años es de, aproximadamente, el 90%.