Sinusitis: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2012)

El diagnóstico de una sinusitis se establece si las personas tienen los siguientes síntomas: dolor en la región de la frente o la mandíbula superior, congestión nasal, rinitis purulenta o trastornos del olfato. En el examen físico de la inflamación aguda de los senos paranasales aparecen los síntomas típicos de dolor. La sospecha de sinusitis se presupone si aparece dolor, por ejemplo, al flexionar rápidamente la cabeza o con la presión en ciertos puntos de los terminales nerviosos de la cara.

Para confirmar el diagnóstico de la sinusitis es preciso realizar una prueba diagnóstica en la que se introduce un endoscopio por la nariz para visualizar las secreciones nasales. Con la endoscopia podemos valorar los cambios anatómicos de la fosa nasal. Si es necesario para el estudio de la secreción el médico puede tomar muestras microbiológicas (por ejemplo, por punción del seno maxilar) y demostrar directamente la existencia de agentes patógenos. De esta manera, es posible establecer un tratamiento específico.

Los rayos X son útiles para el diagnóstico, especialmente en la sinusitis aguda, ya que pueden hacer visible una secreción o una inflamación de la mucosa de los senos.

Para facilitar la evaluación de los cambios anatómicos, y poder determinar hasta qué punto se propaga la infección. Se puede hacer una tomografía computarizada (TC), que también se usa para el diagnóstico de la sinusitis crónica. Esto es necesario sobre todo antes de planificar la cirugía. Los análisis de sangre, pruebas de alergia, pruebas olfatorias y controles dentales también son útiles en determinados casos.