Publicidad

Publicidad

Síndrome alcohólico fetal

Autor: Terry Gragera Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (12 de Enero de 2017)

© iStock

El síndrome alcohólico fetal (SAF) se produce cuando la embarazada consume alcohol durante la gestación. Cualquier cantidad de alcohol y en cualquier momento de esos nueve meses, pueden provocar daños en el bebé en formación, aunque hay periodos que son especialmente críticos, como el primer trimestre.

El síndrome alcohólico fetal afecta a distintas áreas y se diagnostica cuando en el niño concurren tres características: tiene síntomas físicos del SAF (cabeza pequeña, rostro ancho, ojos pequeños…), presenta déficit en el crecimiento y hay afectación del sistema nervioso central que puede traducirse en problemas cognitivos y retraso mental.

Los daños producidos por el síndrome alcohólico fetal son irreversibles. Además, es un factor de riesgo para padecer alcoholismo durante la edad adulta.

La única y efectiva forma de prevención para evitar el síndrome alcohólico fetal es que la mujer embarazada (o que está buscando un embarazo) se abstenga totalmente de consumir alcohol, pues no hay ninguna cantidad, por mínima que sea, que pueda considerarse segura durante la gestación.

Actualmente, el síndrome alcohólico fetal afecta a 2 de cada 1.000 recién nacidos vivos en España, aunque se cree que en todo el mundo hasta 20 de cada 1.000 bebés presentan algún trastorno del espectro alcohólico fetal.

El Día Mundial de concienciación sobre el síndrome alcohólico fetal se celebra cada 9 de septiembre.

Prevención del síndrome alcohólico fetal: evitar que un bebé desarrolle esta patología es muy sencillo, únicamente hay que evitar el consumo de alcohol durante la gestación. ¿Quieres más información?