Sífilis (lúes)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual con afectación internacional y una evolución crónica. Desde el descubrimiento de la penicilina el riesgo de sífilis ha disminuido considerablemente.

La causa de la sífilis (lúes) es la bacteria Treponema pallidum pallidum, que normalmente se transmite si se mantienen relaciones sexualessin protección. Además, el patógeno puede transmitirse al feto durante el embarazo, lo cual podría provocar la denominada: sífilis congénita (lues connata).

La evolución de la sífilis, también denominada lúes, sigue un transcurso en cuatro estadios. Unas tres semanas después de la infección por el patógeno de la sífilis, aparece una úlcera dura e indolora en el lugar donde las bacterias de Treponema se introdujeron en el cuerpo (“puerta de entrada”). La úlcera se denomina afección primaria, chancro o ulcus durum, y suele pasar inadvertida. Esta fase de la enfermedad se denomina sífilis primaria. A continuación viene la sífilis secundaria, con la que se producen diferentes alteraciones de la piel y de la mucosa. En algunos casos la sífilis primaria y la sífilis secundaria se curan sin tratamiento. Pero luego puede surgir una sífilis latente. Entonces a veces la persona afectada no tiene molestias durante años. A continuación, si aún no se ha administrado ningún tratamiento, puede aparecer la sífilis tardía o terciaria. Entonces los patógenos de la lúes afectan y dañan los órganos internos y el sistema nervioso. En este estadio los pacientes con sífilis padecen graves síntomas neurológicos (por ejemplo, dolores intensos, trastornos de la marcha, demencia) y alteraciones del corazón y de los huesos.

Si el médico sospecha que se trata de sífilis, se hacen análisis de sangre para detectar anticuerpos contra el patógeno de la sífilis. El médico también puede tomar un frotis de alteraciones de la piel o del chancro primario y analizarlo en el laboratorio. Con el microscopio pueden identificarse los patógenos. La lúes suele tratarse con el antibiótico penicilina. Con un tratamiento oportuno el pronóstico de la sífilis es bueno o muy bueno.

No se dispone de una vacuna contra el patógeno de la lúes, pero la sífilis puede prevenirse con el uso de preservativos en las relaciones sexuales (también pueden aparecer lesiones sifilíticas en el caso de “sexo oral” que no se previene con preservativo). Como medida preventiva en la maternidad, las embarazadas pueden prevenir eficazmente la variante congénita de la sífilis (lues connata) mediante pruebas diagnósticas especiales.