Inflamación de glándula salival, cálculo salival (sialolitiasis): Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (3 de Junio de 2016)

En una inflamación de las glándulas salivales el tratamiento apropiado depende de varios factores, como son la causa (a menudo un cálculo salival) y el grado de inflamación.

Para tratar una patología inflamatoria aguda, en casos de sialoadenitis viral, se suelen utilizar antiinflamatorios no esteroides (AINES), pero el tratamiento también puede requerir tratamiento antibiótico si se ha producido una infección bacteriana. Si la inflamación no mejora a las 48 horas, debe considerarse realizar una incisión y drenar la zona. Si la patología inflamatoria es crónica, primero debe tratarse como un episodio agudo y, una vez superado, para a continuación plantear la posibilidad de extirpación de la glándula. La parotiditis recurrente infantil no suele requerir tratamiento, a menos que exista dolor.

Si nos encontramos ante una litiasis salival, será posible extraer el cálculo si se encuentra próximo al orificio de salida, por lo que el tratamiento dependerá de la localización del cálculo. Si no es así, deberá recurrirse a la extirpación total de la glándula.

En general, para el tratamiento de la inflamación de las glándulas salivales se recomienda estimular la saliva con los llamados estimuladores salivales. Entre ellos están los ácidos, los caramelos sin azúcar, goma de mascar y bebidas que contienen zumo de limón, por ejemplo. Estos estimuladores aumentan la saliva y limpian la glándula salival. Si hay un cálculo salival, el aumento del flujo de saliva puede incluso empujar el cálculo al exterior.

Ante una sialoadenitis bacteriana, el tratamiento antibiótico es efectivo. Si se ha inflamado la glándula salival por virus, los medicamentos anti-inflamatorios y analgésicos pueden ayudar a aliviar el dolor. La aplicación de calor, masajear la glándula, una dieta ligera, mucho líquido y la la higiene bucal intensiva aceleran la curación.

Si se ha formado un absceso como resultado de la inflamación de la glándula salival, será necesario abrirlo, preferiblemente con cirugía, para que salga el pus. Es necesario extirpar la glándula salival si se suele producir inflamación de la glándula salival (con o sin cálculo salival), o si se sospecha que existe un tumor.

Si la inflamación de las glándulas salivales es causada por un cálculo salival, el tratamiento depende del lugar donde se encuentra el cálculo y de su tamaño:

  • Si un cálculo salival se encuentra en el extremo del conducto de la glándula salival, el tratamiento, independientemente del tamaño del cálculo, es resolverlo a través de un una incisión del conducto o con masajes regulares.
  • Los cálculos salivales no palpables, que se encuentran profundamente en el sistema de conductos o en los tejidos de una glándula, y de más de ocho milímetros de tamaño, son adecuados para la llamada litotricia extracorpórea (ESWL): consiste en dirigir ondas de sonido desde fuera hacia el cálculo salival concentradas en un lugar preciso del cálculo para provocar su fragmentación. El flujo de saliva transporta luego los fragmentos al exterior.
  • Si se presenta más de un cálculo, o si el cálculo mide 1 centímetro o más, es aconsejable extirpar la glándula afectada quirúrgicamente. Esta operación requiere estancia en el hospital de aproximadamente una semana.