Inflamación de glándula salival, cálculo salival (sialolitiasis): Definición

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (3 de Junio de 2016)

La inflamación de las glándulas salivales está a menudo causada por bacterias o virus, y provocada por un cálculo salival. La denominación profesional de la inflamación de las glándulas salivares es sialoadenitis; la formación de cálculos (sialolitos) y calcificación en las glándulas salivales se llama sialolitiasis.

Las glándulas salivales producen la saliva, asegurando así que se pueda tragar la comida más fácilmente. Cada hombre produce diariamente de medio litro a dos litros de saliva, y más del 90% del total proviene de los 3 pares de glándulas salivales mayores:

  • Glándulas submaxilares o submandibulares. Se sitúan debajo de la mandíbula y llevan la saliva al suelo de la boca, bajo la lengua. Más del 80% de las inflamaciones de las glándulas salivales ocurren en la glándula submaxilar.
  • Glándulas parótidas. Son las más grandes y se encuentran cada una en cada mejilla, sobre la mandíbula y por delante de las orejas. La inflamación de estas glándulas se produce durante la infección de paperas (parotiditis).
  • Glándulas sublinguales. Estas dos glándulas están colocadas en la parte frontal de la mandíbula, bajo la lengua, a la altura de la barbilla.

Además, existen glándulas salivales menores, entre 600 y 1 000, distribuidas en la faringe, laringe, labios, mejillas e, incluso, en la nariz. Las numerosas glándulas salivales menores rara vez están afectadas por un cálculo salival o una inflamación de las glándulas salivales.

La producción de saliva es muy variable durante todo el día y tiene un patrón determinado: es muy baja por la noche, y mayor al comer, debido a diversos estímulos y percepciones sensoriales, especialmente en el almuerzo.

Las glándulas salivales poseen unos conductos a través de los cuales se vacía la saliva hacia la boca. Es en estos conductos donde pueden producirse infecciones, causadas, entre otras cosas, por la formación de cálculos que los obstruyen.

En el 80% de los casos, la inflamación de las glándulas salivales se produce solo en un lado de la cara (solo una de los dos pares), y en el resto, por ambos lados. La glándula salival inflamada tiene una inflamación muy dolorosa.

Los cálculos salivales están compuestos principalmente por fosfato de calcio y carbonato de calcio. Un cálculo salival puede ser de unos pocos milímetros de tamaño hasta unos dos centímetros. La formación de cálculos (y la consiguiente inflamación de las glándulas salivales) es probablemente consecuencia de una composición alterada de la saliva, por ejemplo, del exceso de calcio (hipercalcemia), diabetes mellitus, gota, una secreción constante de algunos conductos estrechos de las glándulas o infecciones repetidas.

Incidencia

El 80% de los casos ocurren en la glándula submaxilar, menos del 20 en la parótida y aproximadamente un 1% en la sublingual. La inflamación de la glándula salival suele deberse a un cálculo salival, pero no suele afectar a la misma glándula salival.

Existen dos tipos de patologías agudas de las glándulas salivales que suelen darse con frecuencia:

  • Sialoadenitis viral aguda: es el tipo más frecuente en pacientes jóvenes e infantiles, y es más frecuente en las glándulas parótidas. Su causa principal es el virus de la parotiditis (paperas), aunque la incidencia ha disminuido en todo el mundo gracias a la vacuna triple vírica, que protege contra las paperas.
  • Parotiditis bacteriana aguda: se da especialmente en personas de entre 60 y 70 años. En estas edades, una mala higiene oral o una deshidratación pueden desencadenar en una mayor actividad de producción bacteriana en alguna de las glándulas salivales, especialmente en las glándulas parótidas.