Secreción anormal de las mamas: Definición

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (19 de Marzo de 2012)

La secreción anormal de las mamas es el término genérico para denominar a las enfermedades de la glándula mamaria relacionadas con la secreción. Esta denominación incluye todas las secreciones de líquido de la glándula mamaria que suceden fuera del período de lactancia. Pueden aparecer de forma espontánea o con motivo de una ligera presión.

Las enfermedades de la glándula mamaria relacionadas con secreciones pueden dividirse en secreciones lechosas, galactorrea, y secreción de otros líquidos (secreción patológica de la glándula mamaria). La denominación de secreción patológica del pecho incluye todas las secreciones que son no lechosas.

Anatomía

El seno femenino es una glándula que se desarrolla desde el embrión a partir de las glándulas sudoríparas de la piel. Está compuesto por la glándula mamaria, el pezón (mamila) y la areola. La glándula mamaria está formada por 15 a 20 lóbulos glandulares, tejido conjuntivo y cantidades variables de tejido adiposo.

Cada lóbulo contiene numerosos lobulillos glandulares, separados entre sí por tejido conectivo, vasos sanguíneos y por su sistema excretor, los conductos lactíferos. Los lobulillos están compuestos por diminutas formaciones, los denominados alvéolos, que están unidas en forma de racimo sobre el sistema de conductos mamarios. Normalmente, los alvéolos no tienen líquido en su interior y son planos, aunque durante la lactancia, en su interior, se produce la leche materna. Esta leche fluye por los conductos hasta un conducto mamario principal. Los conductos mamarios principales recorren radialmente las glándulas hasta el pezón y desembocan allí. Poco antes de la desembocadura se encuentra una dilatación (el seno lactífero) que sirve de reserva de leche durante la lactancia. Los conductos mamarios principales están revestidos por células epiteliales que las protegen de los gérmenes que podrían introducirse en los conductos y provocar inflamaciones.

La glándula mamaria está sometida a alteraciones hormonales durante el ciclo menstrual, en el embarazo y la lactancia y hasta en la menopausia, incluso a edades avanzadas.

Incidencia

No existen datos concretos sobre la incidencia de la secreción anormal de las mamas. Además, los datos sobre la cantidad de mujeres afectadas por cáncer de mama que advirtieron el cáncer por una secreción sanguinolenta o acuosa del pezón son muy dispares. Se dan valores entre el 0,5% hasta casi el 17%. Sin embargo, es un dato confirmado que hasta el 30% de las mujeres que han padecido un carcinoma mamario después de la menopausia presentan también un aumento de la secreción de las glándulas mamarias. En estos casos, la secreción se suele presentar casi siempre sólo en el pecho afectado. Según datos de la Asociación Española contra el Cáncer, se estima que solo un 5% de los casos de secreción por el pezón están asociados a cáncer de mama. En estos casos la secreción suele ser sanguinolenta, unilateral, asociado a masa palpable, y, generalmente, en mujeres con edad superior a los 40 años.