Sarna (escabiosis): Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (25 de Abril de 2011)

La sarna se diagnostica a través de los típicos síntomas. En el denominado microscopio de luz aparecen aumentadas las alteraciones sufridas en la piel por la sarna y son por tanto fácilmente reconocibles. Cuando el fenotipo de la piel no permite un diagnóstico claro, el médico puede hacer visibles los surcos de los ácaros hembra mediante el denominado sistema tincción con azul de metileno. Para ello, toma una gota de un tinte acuoso y la vierte en una pápula. Luego, limpia la tinta con un algodón impregnado de alcohol, y solo queda coloreado el surco que verifica la sarna.

Además, se puede diagnosticar la sarna por medio de la verificación directa de agentes patógenos. En este caso es útil la extracción con papel adhesivo, para lo cual el médico pega una cinta adhesiva sobre la pápula. A continuación arranca la cinta bruscamente y la analiza microscópicamente en busca de signos de agentes patógenos de sarna: ácaros, larvas o sus secreciones.

El método más efectivo para localizar a los agentes patógenos de la sarna consiste en la erosión del bulto generado por los ácaros. Para ello, el médico abre cuidadosamente la pápula con un escalpelo y analiza las sustancias raspadas.