Salmonella, salmonelosis: Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2017)

Si la salmonelosis causada por salmonellas (salmonella enteritis) sigue su evolución normal, los síntomas de la infección duran entre dos y tres días y solo en casos infrecuentes una semana. En cuanto se restaura la pérdida de líquidos producida por los vómitos y la diarrea, la recuperación es muy rápida. Mientras se hallen en las heces salmonellas, el peligro de contagio no ha desaparecido, incluso aunque la salmonelosis ya haya remitido. La eliminación de la salmonella dura entre tres y seis semanas; en el caso de lactantes, también pueden pasar varios meses. Una secreción de heces con salmonellas que tengan más de seis meses es algo relativamente infrecuente.

Complicaciones

Si las salmonellas dan paso a una salmonelosis aguda (salmonella enteritis), pueden aparecer diversas complicaciones según evoluciona la enfermedad. Las diarreas fuertes, sobre todo acompañadas de vómitos simultáneos y una ingesta insuficiente de líquidos, dan lugar a una deshidratación del cuerpo. Los síntomas aquí son una lengua seca, ojos hundidos, afonía, bajada de presión sanguínea y calambres en las pantorrillas. Esta falta de líquido es un riesgo especialmente peligroso para los lactantes y las personas de edad avanzada. La pérdida de líquido puede dar lugar a una concentración de la sangre y provocar una trombosis. En algunos casos (entre el 1 y el 4%), las salmonellas pueden llegar hasta el flujo sanguíneo y provocar un envenenamiento de la sangre (sepsis).

Mortalidad

Una salmonelosis provocada por salmonellas (salmonella enteritis) no tratada puede provocar la muerte en personas muy debilitadas. La tasa de mortalidad varia entre < 1% en formas gastrointestinales, hasta un 15% en ancianos.