Rubeola: Prevención

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (19 de Marzo de 2012)

La vacunación contra la rubeola es la mejor medida para prevenir la infección por el virus. En España está muy extendida la vacunación contra la rubeola, y las tasas de vacunación son de hasta un 90% como parte de la vacuna contra sarampión-paperas-rubeola (vacuna triple vírica SRP).

La primera inmunización activa se suele aplicar a los niños entre el 11 y 14 mes de vida. La segunda vacuna debe llevarse a cabo a finales del segundo año de vida. Si no se hace, la vacuna debe necesariamente tener lugar antes de comenzar la escuela. Hay que asegurarse de que se administren dos dosis de la vacuna correctamente antes de la juventud. Si no se vacunan, especialmente las niñas, por falta de una vacuna disponible, se puede completar la inmunización, aunque lo más recomendable es respetar el calendario vacunal.

En caso de vacunación incompleta o poco clara contra la rubeola, se aplican las siguientes recomendaciones:

  • Las mujeres en edad fértil que no están vacunadas o cuyo estado de vacunación no esté claro deben recibir, si está indicada, dos dosis de la vacuna separadas un mes una dosis de otra.
  • Las mujeres en edad fértil, que sólo hayan recibido una dosis de la vacuna deben recibir una segunda dosis.
  • Las personas que trabajan en instituciones de pediatría, obstetricia, atención prenatal y servicios comunitarios que no estén vacunadas, o cuyo estado de vacunación sea dudoso, también deben recibir una dosis de la vacuna.

Antes de la vacunación siempre hay que descartar embarazo y evitarlo al menos tres meses después de la vacuna. Las mujeres embarazadas no se vacunan contra la rubeola. La vacunación debe hacerse necesariamente a más tardar tres meses antes de la concepción. Para planificar un embarazo es aconsejable consultar con el ginecólogo con suficiente antelación para protegerse contra la rubeola, o bien para determinar la concentración de anticuerpos en la sangre (el llamado “título”, o concentración de una solución determinada por filtración).

Si se sospecha que embarazadas sin vacunación adecuada han sido infectadas con el virus de la rubeola, se pueden vacunar pasivamente dentro de cuatro días tras el posible contagio. Así se puede actuar sobre los anticuerpos contra los virus de la rubeola en las mujeres embarazadas

Lo que los padres pueden hacer en casa

  • Aislar al niño para que no contagie a otros niños. Evitar especialmente el contacto con embarazadas o mujeres que no están vacunadas contra la rubeola.
  • Hacer que el hijo descanse en la cama, a menos que el niño se sienta en forma para levantarse.
  • El riesgo de infección permanece hasta alrededor de cinco a siete días después de la aparición de los síntomas. Deje a su hijo en casa todo tiempo posible. .