Rubeola: Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (19 de Marzo de 2012)

En general la rubeola muestra buena evolución, incluso en caso de complicaciones. En la mitad de los niños la rubeola transcurre sin molestias.

Una vez se ha tenido la rubeola, no hay que preocuparse por una infección repetida. Después de pasar la infección hay inmunidad permanente a la rubeola durante toda la vida. Sólo si la infección inicial o la vacunación duran mucho puede surgir ocasionalmente de nuevo, pero esta llamada reinfección es rara. Muchas personas pasan esta reinfección incluso sin síntomas, o con síntomas leves, como una infección de las vías respiratorias superiores, tras lo cual los pacientes disfrutan de protección segura contra la rubeola.

Complicaciones

Rara vez un paciente con rubeola desarrolla complicaciones aunque la frecuencia de complicaciones aumenta con la edad. Las complicaciones más frecuentes son las siguientes:

  • Inflamación prolongada de las articulaciones (artritis)
  • Inflamación del cerebro (encefalitis): en uno de cada 6.000 casos
  • Daño vascular leve que causa hemorragias bajo la piel (púrpura)

La complicación más temida es la infección con el virus de la rubeola durante el embarazo. Si la madre está infectada con rubeola el virus puede atravesar la placenta e infectar al feto. Esto puede provocar malformaciones en los órganos del embrión (embriopatía). Algunas de estas malformaciones del feto son las siguientes:

  • Anomalias en los ojos (cataratas)
  • Sordera
  • Malformación del corazón, como comunicaciones entre las cavidades cardiacas por no llegar a cerrarse del todo las paredes del corazón
  • Daños mentales

En la rubeola durante el embarazo también aumenta el riesgo de sufrir un parto prematuro o un aborto involuntario.