Publicidad

Publicidad

Rotura fibrilar

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

La rotura fibrilar es una de las lesiones deportivas más frecuentes y características. A menudo afecta a la pantorrilla o al muslo. El futbolista que abandona el terreno de juego cojeando o el velocista lesionado son ejemplos típicos de esta frecuente lesión muscular.

Los grandes esfuerzos repentinos de la musculatura o los esfuerzos de alta intensidad ejercidos durante un tiempo prolongado provocan a menudo una rotura fibrilar. Se consideran factores de riesgo una mala técnica de ejercitación, la ausencia de calentamiento o un calentamiento demasiado corto, así como no conocer los propios límites. Por lo tanto, la norma es la misma tanto para aficionados como para profesionales: mantener unabuena forma física y llevar a cabo siempre un calentamiento adecuado protegen de una rotura fibrilar.

© Jupiterimages/Polka Dot Images

La rotura fibrilar provoca dolores de aparición repentina.

Los deportistas afectados se quejan de dolores agudos en la pantorrilla o el muslo que han aparecido sin previo aviso. No pueden mover ni cargar correctamente la pierna lesionada. Si se sospecha de una rotura fibrilar, el tratamiento debe empezar inmediatamente in situ: unos primeros auxilios rápidos y adecuados siguiendo la regla RHCE (Reposo, Hielo, Compresión, Elevación ) contribuyen de forma decisiva a que el músculo se recupere con rapidez. En esta situación cada minuto cuenta. En el deporte profesional, por ejemplo en el fútbol, una asistencia médica completa e intensiva suele reducir notablemente el tiempo de curación, el deportista puede volver a jugar relativamente pronto. Conseguir tener este tipo de evolución es prácticamente inalcanzable para los aficionados y no debe servirles de referencia.

Igualmente importante es que los deportistas no resten importancia a su rotura fibrilar y vuelvan a entrenar demasiado pronto. En lugar de ello, deben dar tiempo a su cuerpo para que la lesión se cure por completo. Los periodos sin practicar deporte recomendados por el médico forman parte del tratamiento de la rotura fibrilar y los afectados deben seguir su consejo. La prisa o la excesiva ambición comportan el riesgo de que se produzcan otras lesiones musculares.