Rosácea: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (19 de Marzo de 2012)

La etiología de la rosácea no se ha aclarado en suficiente medida. Es posible que, entre las causas, se encuentren desde una extrema sensibilidad del sistema nervioso parasimpático hasta una regulación disfuncional del riego sanguíneo en la zona del rostro.

Es probable que algunas personas presenten una predisposición genética, es decir, que sean por naturaleza más propensas a sufrir una rosácea. Además se discute la posibilidad de que una respuesta ante el ácaro Demodex folliculorum, que vive en los folículos pilosos, sea uno de los factores que propicia la aparición de la enfermedad. Algunos hallazgos apuntan a que la composición de la secreción de las glándulas sebáceas de la cara desempeña un papel en la rosácea y sus causas. Se sospecha asimismo que existe una relación con determinados trastornos gastrointestinales.

La exposición intensa y prolongada al sol, determinados medicamentos, el calor, el frío, las comidas muy calientes o picantes, así como el consumo de café, té y alcohol pueden favorecer la aparición e intensificar los síntomas de la rosácea. Parece que también factores psicológicos pueden desencadenar brotes agudos de esta dolencia. Las situaciones de estrés y conflicto pueden propiciar la manifestación de la enfermedad o contribuir a determinar la gravedad de su evolución.

Los desencadenantes de la rosácea son muy diversos, y han de ser identificados y evitados de manera individual.