Resistencia a la PCA, mutación factor V Leiden: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2012)

Las causas de la resistencia a la PCA son casi siempre hereditarias: el desencadenante de la enfermedad hereditaria es un gen (portador del factor genético) alterado del factor de coagulación V (abreviado, factor V). La causa de esta alteración (mutación) es casi siempre la denominada mutación factor V Leiden.

El factor V es una proteína que, una vez que se activa, detiene la coagulación sanguínea. Lo contrario al factor V activado y, por tanto, de la sustancia inhibidora de la coagulación sanguínea, es la proteína C activada (PCA): la PCA puede inutilizar al factor V. La PCA se une en un punto determinado al factor V y lo divide. En el caso de resistencia a la PCA adquirida, la mutación factor V Leiden provoca una alteración en la mutación factor V Leiden justamente en el punto de unión de la PCA, por lo que la división del factor de coagulación V se ve afectada (el factor V que se ve alterado de este modo recibe el nombre por el lugar donde fue descubierto, factor V Leiden). Esta alteración es la causa de que la desactivación del factor V sea insuficiente. Dicho de otro modo, el sistema de coagulación se muestra resistente ante el efecto anticoagulante de la PCA. La consecuencia es que la capacidad coagulante de la sangre aumenta en gran medida por esta resistencia a la PCA.

Cuando las personas con resistencia a la PCA heredan solo de uno de los padres el factor hereditario causante del factor V, es decir, tienen la mitad del factor hereditario inalterado, el carácter es heterocigótico (con desigualdad genética). La mutación factor V Leiden responsable de la resistencia a la PCA puede provocar una trombosis en este estado heterocigótico. En este caso la trasmisión hereditaria es dominante. Eso significa que si uno de los padres es portador de la mutación, los hijos tienen una probabilidad del 50% de heredar la resistencia a la PCA heterocigótica y, por lo tanto, tienen un riesgo elevado de padecer trombosis.

En casos excepcionales, la resistencia a la PCA puede aparecer también sin que se puedan demostrar las correspondientes alteraciones tales como la mutación factor V Leiden en el material genético. Este tipo de resistencia a la PCA se puede detectar, por ejemplo, en enfermedades de las arterias que abastecen al cerebro, en trombosis venosas o en el cáncer. También puede darse resistencia a la PCA durante el embarazo o si se toman píldoras anticonceptivas.