Rabia: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2012)

En caso de sospecha de rabia, deberá efectuarse lo antes posible un tratamiento, ya que en caso contrario, la enfermedad siempre provoca la muerte.

Cualquier herida, que haya provocado un animal infectado o que ha entrado en contacto con su saliva o con el líquido de un cebo-vacuna para el control de la rabia, deberá lavarse directamente con una solución jabonosa o agua abundante, para eliminar el agente patógeno de la rabia y desinfectarla con alcohol o yodo.

Si existe sospecha de infección por rabia, deberá acudir inmediatamente a un centro hospitalario para recibir cuidados médicos intensivos. Allí recibirá una profilaxis post exposición después de lavar la zona infectada. Esto significa que los médicos le vacunarán según un protocolo con una vacuna inactivada y, dependiendo del tipo de contacto con el animal, le inmunizan al mismo tiempo con una inmunoglobulina pasiva antirrábica. Adicionalmente, también se recomienda, como medida de prevención, una vacuna contra el tétanos.