Rabia: Definición

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2012)

La rabia es una enfermedad infecciosa provocada por determinados virus. Se trata de una zoonosis, es decir, una enfermedad transmitida por animales a humanos. Su transmisión se produce, sobre todo, por la mordedura de un animal enfermo. Si existe sospecha de contacto con un animal rabioso o del cual se sospecha que padezca rabia, se deberá comunicar inmediatamente al Ministerio de Sanidad y Consumo, ya que es una enfermedad de declaración obligatoria tal hecho deberá comunicarse inmediatamente al Ministerio de Sanidad.

En nuestras latitudes, la rabia se da principalmente en carnívoros salvajes (como zorros, tejones, martas) y en murciélagos. En España, al igual que en otros países europeos, se considera que la rabia clásica está eliminada entre los animales salvajes y domésticos gracias a medidas de control sistemáticas. Ahora únicamente los murciélagos pueden transmitir la rabia en España. En América, además de los murciélagos, cuentan con mapaches, murciélagos, zorros y mofetas, como los principales responsables del contagio de la rabia.

Incidencia

Gracias al control consecuente de la rabia, la enfermedad presenta una frecuencia escasa en España, Austria y otros países europeos. Especialmente con la inmunización de zorros (mediante cebos-vacuna) se ha conseguido, en gran medida, eliminar la rabia en animales salvajes y domésticos. Ahora únicamente los murciélagos pueden transmitir la rabia en España. Ahora bien, siempre es posible introducirla de nuevo: en los últimos 15 años, los viajeros han traído varias veces perros infectados con rabia a Europa.

Aún cuando la frecuencia de la rabia en España con una media de 1 a 3 casos anuales en personas (en Europa son 30 casos) es más bien escasa, la rabia está ampliamente presente en Asia (China: 5.000 casos, India: 15.000); algo que debe tenerse en cuenta en viajes al extranjero. A nivel mundial mueren unas 55.000 personas anualmente de rabia, si bien hay que tener en cuenta que, sobre todo en Asia y África, estas cifras no son las auténticas (muchos casos no se declaran).

La península ibérica esta libre de rabia desde 1966, pero al estar situados próximos a Marruecos, donde la enfermedad es endémica, nos sitúa en una posición de riesgo.