Quiste renal, enfermedad poliquística renal: Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (19 de Marzo de 2012)

Mientras que el pronóstico del quiste renal es favorable en la mayoría de los casos, la enfermedad poliquística renal tiene una evolución más grave y necesita tratamiento prolongado.

Quiste renal

Un quiste renal simple es, en la mayoría de los casos, inofensivo. Con la evolución de la enfermedad, los quistes pueden crecer. Si un quiste se hace muy grande, se pueden dar complicaciones como dolor de espalda o dolor abdominal. Además, a veces se produce un incremento patológico de glóbulos rojos (policitemia) o conduce a una presión arterial alta (hipertensión). En muy pocos casos, el quiste puede convertirse en un quiste renal complejo. En esos casos podrían aparecer tumores renales.

Enfermedad poliquística renal

Cuando se presenta una enfermedad poliquística renal hereditaria, la evolución y el pronóstico dependen de la variedad de enfermedad poliquística renal de la que se trate. Aproximadamente, la mitad de los afectados por enfermedad poliquística renal autosómica dominante sufren en la edad adulta insuficiencia renal terminal que requiere diálisis. En esta forma de enfermedad poliquística renal hereditaria también pueden darse complicaciones como la aparición de quistes en otros órganos (por ejemplo, hígado, bazo, páncreas, pulmón), invaginaciones en la pared del colon (divertículos) y alteraciones en las paredes de las arterias cerebrales (aneurismas). Anomalías de las válvulas cardiacas se relacionan también con frecuencia con la enfermedad poliquística autosómica dominante.

La rara enfermedad poliquística renal autosómica recesiva tiene una evolución grave: los niños con esta enfermedad hereditaria a menudo tienen poca esperanza de vida (alrededor de la mitad muere cuando aún son recién nacidos). El resto de niños afectados desarrollan, a menudo, en sus primeros meses de vida unan presión arterial alta difícil de tratar o, en una edad más avanzada, insuficiencia renal crónica.