Quiste de Baker

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

El quiste de Baker es un bulto lleno de líquido que se manifiesta en la corva de la rodilla. Esta lesión se enmarca dentro de las llamadas enfermedades crónicas de la corva. Las causas pueden ser la artritis reumatoide (reumatismo) o los daños crónicos en el menisco.

El quiste de Baker es una lesión que se forma cuando el organismo trata de compensar daños en la rodilla causados por un aumento de producción de líquido sinovial. La mayor presión permanente conduce a una relajación del tejido conectivo circundante y a la formación de un quiste lleno de líquido. El quiste de Baker es una patología que afecta, normalmente, a personas de mediana edad en adelante. No es frecuente, pero los niños también pueden verse afectados por este tipo de quiste.

El quiste de Baker se caracteriza por dolor e inflamación en la corva de la rodilla y en los músculos de la pantorrilla superior. La intensidad de los síntomas varía en función de los movimientos que se realicen. Si el quiste se desgarra surge dolor intenso detrás de la rodilla. El diagnóstico se realiza en función de los síntomas, la anamnesis y las técnicas de imagen (ecografía y tomografía por resonancia magnética) que pueden representarse las proporciones exactas del quiste de Baker.

En el quiste de Baker hay dos opciones de tratamiento: una operación o el tratamiento conservador con medicación. El mejor pronóstico es la extirpación quirúrgica de la causa (por ejemplo, el daño del menisco). El tratamiento conservador consiste, principalmente, en la toma de antinflamatorios. Si esto no ayuda, es necesario extirpar el quiste de Baker quirúrgicamente. De todos modos, el quiste de Baker probablemente surgirá de nuevo si la causa permanece sin tratar.