Queratosis actínica

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

La queratosis actínica (también llamada queratosis solar) es una queratinización de la piel que se produce cuando determinadas células epiteliales (queratinocitos) cambian y se reproducen de forma anómala debido a la exposición intensiva a los rayos UV.

Antiguamente la queratosis actínica se producía a edades avanzadas (a partir de los 50 años) por lo que también se la denomina queratosis senil. Hoy en día, sin embargo, este cambio de la piel afecta a personas cada vez más jóvenes a partir de los 30 años. Tomar el sol frecuentemente y someterse a sesiones de bronceado en el solárium son las actividades ociosas responsables de estas alteraciones de la piel.

Las queratosis actínicas pueden derivar en una tipo de cáncer de piel clara: el llamado carcinoma epidermoide. La queratosis actínica se considera la fase previa de un cáncer de piel (precanceroso) o su fase temprana (carcinoma in situ) Por este motivo es importante impedir que la lesión evolucione hasta esta fase previa de cáncer de piel.

Para prevenir que se formen queratosis actínicas, debe evitarse la exposición intensiva a los rayos UV. Si ya existe una queratosis actínica, se recomienda un tratamiento rápido para prevenir su evolución a un espinalioma. Existen diversos tratamientos eficaces: una queratosis actínica se puede extirpar (excisión), raspar (legrado) o tratar con éxito mediante tratamientos de frío (crioterapia), de láser o fotodinámicos así como con la aplicación local de sustancias (como diclofenaco, fluorouracilo o imiquimod).