Psoriasis: Prevención

Autor: Redacción Onmeda (19 de Octubre de 2017)

No hay medidas especiales que permitan evitar la psoriasis. Eso sí, se puede reducir la posibilidad de padecerla al evitar los factores de riesgo como son: el sobrepeso, fumar y el consumo excesivo de alcohol. Esto es especialmente importante si ya tiene predisposición genética para el desarrollo de la psoriasis. A pesar de todo ello, la psoriasis también puede aparecer en personas que hacen deporte, delgadas y con una dieta adecuada y equilibrada.

Si ya se padece la enfermedad, se puede reducir la frecuencia de los brotes adoptando hábitos de vida saludables y un adecuado manejo del estrés, evitando la nicotina, manteniendo un peso adecuado, moderando el consumo de alcohol y realizando ejercicio físico frecuentemente.

Lo que es muy importante es el cuidado de la piel, incluso en los periodos sin actividad de la enfermedad. Es importante evitar, en la medida de lo posible, irritar la piel. Muchos pacientes han visto una mejoría utilizando técnicas de relajación o realizando ejercicio físico para mejorar la autoestima y controlar el estrés que puede provocar esta patología. El manejo individual de la enfermedad puede influir considerablemente en la evolución de ésta.

Alimentación en la psoriasis

Está fuera de toda duda que la alimentación influye en la piel y en su aspecto y, por lo tanto, ayudan en la prevención de la psoriasis. Las recomendaciones de evitar determinados alimentos en la psoriasis son controvertidas. Además, la alimentación no puede sustituir al tratamiento.

En lo que los investigadores sí están de acuerdo es en que el alcohol, la nicotina y el sobrepeso tienen una influencia negativa en la enfermedad y que los ácidos grasos omega 3 (abundantes en los pescados azules y las semillas de lino o chía) y una alimentación pobre en carne y rica en frutas y verduras influye positivamente en la evolución de la enfermedad.

Aunque pequeños consumos de alcohol no cambian el rumbo de la enfermedad, consumir alcohol habitualmente o de forma excesiva empeora el cuadro. Además el alcohol somete al hígado a un esfuerzo que puede empeorar la piel. El alcohol también puede interaccionar con los potentes medicamentos que se usan para su tratamiento.

Hay un cierto consenso en que los ácidos grasos omega 3 tiene efectos positivos sobre la psoriasis. Su efecto preventivo en la arteriosclerosis es conocido desde hace tiempo. Ahora se está viendo que, si se usa en arteriosclerosis y en la psoriasis, se reduce la inflamación. La fruta y la verdura abastecen al cuerpo de vitaminas. Las vitaminas C y E son antiinflamatorias. La fruta fresca y la verdura contienen mucha vitamina C y diferentes aceites vegetales, como el aceite de germen de trigo y el aceite de girasol, los pescados azules, ricos también en omega 3 (como el salmón y el atún) y la nueces, aportan vitamina E.

Los que no puedan prescindir de alimentos animales pueden permitirse a la semana dos porciones de carne magra. También los productos lácteos desnatados están permitidos. El pescado hay que introducirlo en la dieta para obtener suficientes ácidos grasos omega 3, a ser posible dos veces por semana.

Además de todas estas reglas generales es muy importante tratar de descubrir cuáles son los alimentos que provocan brotes o irritan la piel a cada persona individualmente. Estos alimentos deben ser evitados.

Sobrepeso

El sobrepeso parece empeorar la evolución de la psoriasis. Definitivamente, las personas con sobrepeso están más afectadas por la psoriasis que aquellas con un peso normal. La psoriasis aparece frecuentemente asociada al llamado síndrome metabólico. Este síndrome aúna enfermedades que habitualmente aparecen de forma conjunta, como la hipertensión arterial, la obesidad, la hipercolesterolemia o la diabetes mellitus tipo 2. Las personas con una alimentación inadecuada o que realizan poco ejercicio tienen más peligro de desarrollar el síndrome metabólico y como consecuencia otras enfermedades como la psoriasis.