Psoriasis: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda (19 de Octubre de 2017)

En la mayor parte de los casos el diagnóstico de la psoriasis es por visualización de las típicas lesiones de la piel.

Si se realiza un raspado de la zona afectada de la piel aparecen los siguientes signos en la placa:

  • Signo de la bujía o de la vela de cera: se desprenden fragmentos de escamas quedando entonces una superficie blanca opaca
  • Membrana de Duncan-Buckley: se desprende en bloque una lámina de piel.
  • Rocío hemorrágico de Auspiz: aparece un punteado hemorrágico

Además, la aparición de otros casos en la familia refuerza el diagnóstico de la psoriasis. Si todavía existe duda del diagnóstico el dermatólogo realizará una biopsia donde se comprobará que la capa superficial de la piel está engrosada e inflamada. Estos hallazgos se denominan hiperqueratosis, queratosis folicular e hiperplasia epidérmica. Además, bajo el microscopio se observan en las capas superiores de la piel (epidermis y dermis) más glóbulos blancos de lo habitual (linfocitos y granulocitos) y macrófagos.

Si la enfermedad no está muy avanzada puede ser difícil de reconocer. Otras enfermedades con las que se puede confundir la psoriasis y las cuales hay que descartar al hacer el diagnóstico de la psoriasis son:

El diagnóstico precoz es fundamental para evitar secuelas importantes que puedan afectar a la movilidad. De este modo, si un paciente con psoriasis tiene dolor o hinchazón articular debe consultar con urgencia al médico o dermatólogo.

Índice de afectación de superficie de la psoriasis (PASI)

La psoriasis evoluciona y se manifiesta de forma muy variada, no sólo dependiendo del paciente sino incluso de brote a brote. Para representar la gravedad de la psoriasis algunos dermatólogos emplean como índice de gravedad el PASI (Psoriasis Area Severity Index) que valora la intensidad de determinados síntomas:

Gravedad del eritema o enrojecimiento de la piel
  1. Gravedad de la descamación
  2. Gravedad de la induración de la piel
  3. En qué medidas se ven afectadas las regiones del cuerpo: cabeza, brazos, tronco y piernas

    Detección precoz de la artritis psoríasica

     Los dermatólogos españoles cuentan con una nueva herramienta para ayudar a detectar de forma precoz la artritis psoriásica. Se trata del cuestionario EARP, creado por especialistas en Italia y que ahora se ha validado con éxito en España.

    El cuestionario EARP consta de las siguientes diez preguntas:

    1. ¿Le han dolido las articulaciones?

    2. ¿Le han dolido los dedos o las muñecas?

    3. ¿Le han dolido las caderas o los codos?

    4. ¿Le han dolido los pies o los tobillos?

    5 ¿Se le han hinchado los dedos o las muñecas?

    6. ¿Se le han hinchado el tendón de Aquiles?

    7. ¿Se le ha hinchado algún dedo?

    8. ¿Se ha despertado de noche a causa de dolor en la parte baja de la espalda?

    9. ¿Ha sentido las manos rígidas durante más de 30 minutos por la mañana?

    10. En los últimos 3 meses, ¿ha tomado fármacos antiinflamatorios para el dolor articular más de dos veces a la semana?

    Cuando un paciente con psoriasis presenta síntomas articulares su dermatólogo debería derivarlo al reumatólogo para que éste confirme o descarte la posibilidad de artritis psoriásica, y en función de la clínica, entre ambos puedan decidir la mejor estrategia de tratamiento. Este manejo conjunto para controlar la enfermedad también requiere de la participación del paciente, es decir, que prepare sus consultas con antelación o que comparta con su médico cualquier duda, dolencia o preocupación.