Psoriasis: Definición

Autor: Redacción Onmeda (19 de Octubre de 2017)

La psoriasis es una enfermedad de la piel que aparece frecuentemente en personas de piel blanca. Así, las personas de piel oscura o que viven en los trópicos presentan una menor incidencia. La causa de esta enfermedad es desconocida pero la teoría más aceptada es que el factor determinante de la inflamación es la reacción inmunológica.

Hay muchos factores que influyen en la aparición de la psoriasis. Además de la predisposición genética, influyen otros factores de riesgo y desencadenantes, como infecciones, medicamentos (betabloqueantes, litio, interferón, cloroquina) e irritaciones externas como las heridas.

También el clima influye: el verano mejora los síntomas de la psoriasis debido a la radiación solar. Los rayos del sol reducen la inflamación y la propia reacción autoinmune. Además, los factores psicológicos también van a alterar el curso de la enfermedad: el estrés empeora, por regla general, los síntomas (psoriasis nerviosa).

Las lesiones típicas de la psoriasis son placas rojizas bien delimitadas con una descamación plateada, que aparecen especialmente en codos, rodillas, en el esternón y en el cuero cabelludo. Ocasionalmente producen picor. También las articulaciones, las palmas de las manos y las plantas de los pies, así como las uñas pueden verse afectadas.

Historia

La psoriasis no es ninguna enfermedad moderna. Hace más de 2.000 años el médico griego Hipócrates (460-370 a.C.) describió lesiones descamativas de la piel. Probablemente se trataba de enfermos con psoriasis.

El término médico psoriasis deriva de la palabra griega psora que quiere decir “picar” y también “rascar”. Debido a esta definición, durante mucho tiempo no se diferenció de las lesiones causadas por los piojos.

La psoriasis tiene importantes consecuencias sobre la salud, la calidad de vida y el trabajo de las personas que la sufren. Sobre todo, porque se trata de una enfermedad crónica. La psoriasis no es contagiosa pero las placas que se forman en la piel son muy visibles y los pacientes sufren una importante afectación psicológica.