Prostatitis (inflamación de la próstata): Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Arriaga (19 de Marzo de 2012)

El tratamiento de la prostatitis atiende al tipo de inflamación de la próstata. El tratamiento es diferente si se trata de una prostatitis bacteriana o no bacteriana.

En la prostatitis bacteriana aguda la administración de antibióticos intravenosos u orales dependiendo de la gravedad del proceso generalmente alivia las molestias a los 2-5 días. La terapia general con medidas como reposo en cama, mayor aporte de líquidos, prohibición del alcohol, y abstinencia sexual durante la primera semana, tienen una influencia positiva en la curación. También pueden ser necesarios medicamentos antipiréticos y antiinflamatorios.

La prostatitis bacteriana crónica requiere un período de tratamiento con antibióticos más prolongado (de uno a tres meses). Las regiones de la próstata infectadas por bacterias y la calcificación de la próstata tienen difícil tratamiento con antibióticos y esto complica el tratamiento. Si la inflamación es recurrente, el descortezamiento de la próstata mediante cirugía transuretral es recomendable. En este caso, el urólogo extirpa todo el tejido inflamado.

La prostatitis no bacteriana es el tipo más común de inflamación de la próstata. De hecho, un 90% de todos los casos de prostatitis se engloba dentro de este grupo. El tratamiento para este tipo de prostatitis no es estándar porque las causas no están determinadas al 100%.

Los remedios naturales para la prostatitis se basan en hierbas como el extracto de polen de centeno y las semillas de calabaza. Estos compuestos se usan mucho en la prostatitis no bacteriana inflamatoria y pueden aliviar los síntomas de forma permanente. La mejora en el flujo de orina mediante medicamentos (alfa bloqueantes), por lo general también reduce los síntomas sobre todo la necesidad de orinar frecuentemente.

La prostatitis también se puede tratar mediante termoterapia. Este tratamiento también puede ser una alternativa para la hiperplasia prostática benigna o crecimiento tumoral benigno de la próstata.

La eyaculación periódica, que el paciente evita a menudo en casos de inflamación de la próstata a causa del dolor, debería ayudar, así como el masaje de la próstata. Los antecedentes de este tratamiento apoyan la idea de que el efecto de barrido del fluido prostático saliente favorece el proceso de curación. No hay estudios científicos en este campo.

Las recomendaciones de tratamiento para el síndrome de dolor no inflamatorio crónico de la pelvis son mantener conversaciones terapéuticas que podrían revelar un trasfondo psicológico de los síntomas y la terapia física:

  • Aplicación de calor (baños sentado)
  • Carreras ligeras para relajar los músculos del suelo pélvico
  • Ejercicios de relajación muscular
  • Entrenamiento autógeno