Prostatitis (inflamación de la próstata): Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Arriaga (19 de Marzo de 2012)

La evolución de una prostatitis aguda suele ser buena y las posibilidades de curación son muy altas. En la mayoría de los casos, la inflamación disminuye tras aproximadamente dos semanas. Las posibles complicaciones son la retención urinaria y el absceso prostático. En la retención urinaria el paciente no puede de vaciar la vejiga de forma espontánea. Este proceso se realiza mediante una sonda vesical para descargar la orina, en ocasiones puede ser necesario la colocación de un catéter por vía suprapúbica. Un absceso prostático (acumulación de pus en la próstata) requiere tratamiento con antibióticos en dosis altas y procedimientos quirúrgicos (abrir y drenar el absceso).

La prostatitis bacteriana crónica se forma a partir de una inflamación bacteriana aguda de la próstata, con inflamación recurrente (crónica). Si tras el tratamiento, y a pesar del tratamiento intensivo con antibióticos, sigue habiendo bacterias en las zonas glandulares de la próstata, puede causar infecciones recurrentes a intervalos irregulares. La prostatitis crónica puede ser muy larga y persistente.