Prostatitis (inflamación de la próstata): Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Arriaga (19 de Marzo de 2012)

El diagnóstico de la prostatitis aguda es sencillo porque los síntomas son muy característicos. Sobre todo, si existe un cuadro de molestias típico, un tacto rectal diferencial y hay hallazgo de bacterias. El urólogo palpa durante el examen con el dedo a través del recto hasta la próstata. Si hay inflamación de próstata, ésta duele bajo presión. La orina cambia por la inflamación y contiene glóbulos blancos (leucocitos) y bacterias.

Por medio del examen con ultrasonidos (ecografía) con una sonda rectal especial el médico comprueba si se ha acumulado pus en la próstata (absceso prostático).

El diagnóstico de la prostatitis crónica es más difícil, ya que el tacto rectal es más inespecífico. Si la inflamación de la próstata es causada por piedras, se observan acumulaciones de calcio en la ecografía. El líquido prostático, que se puede obtener por masaje de la próstata a través del recto, y el esperma pueden aportar indicación de bacterias como causa de la enfermedad. Al mismo tiempo hay signos de inflamación (leucocitos) en el líquido prostático o semen.

La falta de prueba de agentes patógenos y de inflamación en el semen y las secreciones prostáticas requieren una investigación orgánica cuidadosa antes de que el médico pueda diagnosticar un síndrome de dolor pélvico crónico. Una enfermedad de las regiones cercanas también puede ser causa de los síntomas de molestias prostáticas, por ejemplo:

  • Hemorroides
  • Problemas en la región intestinal
  • Fisura anal
  • Problemas nerviosos en los músculos de la región de la vejiga y pelvis
  • Endurecimiento del cuello de la vejiga
  • Tumores de la vejiga o de la próstata