Pólipos intestinales: Prevención

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (19 de Marzo de 2012)

Para prevenir los pólipos intestinales es aconsejable llevar una alimentación equilibrada que incluya poca grasa animal y mucha fibra. Es importante dejar de fumar y consumir alcohol, practicar deporte asiduamente y evita el sobrepeso puede disminuir el riesgo de la aparición de pólipos y, con ello, el riesgo de cáncer de intestino.

Sin embargo, en principio no se puede evitar la formación de pólipos intestinales. Para detectar posibles pólipos a tiempo y poder eliminarlos, se aconseja realizarse los chequeos preventivos recomendados. A partir de los 40 años, debe realizarse una prueba de sangre oculta en heces anual y, una sigmoidoscopia flexible cada tres años. Además, de todos modos es preciso estudiar las causas de las molestias tales como alteraciones del tránsito y la aparición de sangre o moco en las deposiciones. A los familiares de primer grado de pacientes con cáncer de colon o poliposis hereditaria los estudios se realizan de forma más exhaustiva.

Si ya ha tenido pólipos intestinales en forma de tumores benignos provenientes del tejido glandular de la mucosa (adenoma) y ya se los extirparon, es aconsejable que se realice colonoscopias de vez en cuando a modo de control. El tamaño, la forma y la cantidad de adenomas, así como la presencia de células atípicas permiten calcular el riesgo personal de recaídas y de degeneración, permitiendo así adaptar la distancia entre las revisiones.