Polio (poliomielitis, parálisis infantil)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

La polio (poliomielitis, polio) es una enfermedad altamente contagiosa que puede causar parálisis permanente y el fallecimiento del paciente. Gracias a la vacunación preventiva la polio es muy rara en España desde hace décadas.

Para evitar epidemias de polio en Europa es importante que tanto niños como adultos hayan recibido una vacunación correcta contra la poliomielitis.

La causa de la polio son los poliovirus, de los cuales existen el tipo I, el II y el III. La infección por el virus en la mayoría de los casos (en más del 95%) suele cursar de forma asintomática. En casos menos frecuentes comienza con algunas molestias típicas que suelen calmarse unos 14 días después. En casos aislados (1%) produce la llamada parálisis infantil o una meningitis, que sólo es tratable sintomáticamente, y que suele dejar secuelas, porque no hay suficientes medicamentos eficaces disponibles. El diagnóstico de la poliomielitis se realiza por detección del patógeno en las heces, en el líquido cefalorraquídeo (LCR) o en las secreciones de la faringe.