Polio (poliomielitis, parálisis infantil): Síntomas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (19 de Marzo de 2012)

Las infecciones por el agente de la polio transcurren generalmente sin síntomas. Si aparecen signos de enfermedad hay tres tipos de evolución posibles:

  • Poliomielitis subclínica: de seis a nueve días tras la infección (en la que no infecta el sistema nervioso central, es decir, cerebro y médula espinal) aparecen algunos síntomas típicos como fiebre, náuseas, dolor de garganta y dolor de cabeza.
  • Poliomielitis no paralítica (meningitis aséptica): si el sistema nervioso central está infectado se producen de tres a siete días después los síntomas como fiebre, rigidez de cuello, dolor de espalda y dolores musculares, que afectan de 1 a 2% de las personas infectadas con polio.
  • Poliomielitis paralítica: si el sistema nervioso central está infectado, los síntomas como parálisis asimétrica pueden aparecer también uno o dos días después de la poliomielitis no paralítica (especialmente de las piernas), y dejar lesiones permanentes que afectan a entre 0,1 y 1% de las personas infectadas con polio.

La primera fase de la enfermedad de la poliomielitis se expresa mediante algunos síntomas inespecíficos como los siguientes:

En la segunda fase de la enfermedad se muestran síntomas típicos de la poliomielitis:

Si se desarrollan además infecciones del sistema respiratorio causadas por bacterias, puede causar una insuficiencia respiratoria. También puede aparecer una inflamación de los músculos del corazón, que posteriormente puede conducir a una insuficiencia cardiaca.