Polio (poliomielitis, parálisis infantil): Definición

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (19 de Marzo de 2012)

La polio (poliomielitis, polio) es una enfermedad viral febril aguda, cuyo patógeno afecta preferentemente las regiones de la médula espinal que controlan los movimientos. Esto puede producir, en algunos casos desfavorables, parálisis y muerte.

Incidencia

Gracias a la vacunación disponible la polio muestra una baja incidencia: en España y otros países con alta tasa de vacunación la poliomielitis existe solo en casos aislados. En España los últimos casos de poliomielitis aparecieron en el año 1988 en niños de etnia gitana no vacunados.

La lucha contra la polio mediante vacunación se lleva a cabo en todo el mundo. Hay sólo cuatro países donde incluso actualmente hay gran incidencia de polio: Nigeria, Pakistán, India y Afganistán. Sin embargo sobre todo debido a los poliovirus importados, procedentes de estas zonas, a países ya libres de poliomielitis, puede siempre haber recurrencia. Como por ejemplo ocurrió en Europa en 2010, cuando hubo nuevos casos de virus importado de la India, y la poliomielitis estalló en Tayikistán. El virus llegó después desde Tayikistán, a través de la Federación de Rusia, a Kazajistán y Turkmenistán. Sin embargo, las medidas globales preventivas contra la polio han logrado un éxito total: la incidencia de la polio ha caído ahora en todo el mundo a menos de 1.000 casos por año.

Antes de la introducción de la vacuna contra la polio (1962) había en los países desarrollados epidemias devastadoras. En aquel tiempo la enfermedad solían producir parálisis respiratoria, daños residuales y muerte. En 1952, llegó a Estados Unidos una epidemia de poliomielitis de proporciones casi catastróficas, alrededor de 58.000 personas quedaron infectadas, y 3.145 de ellos murieron como consecuencia de la enfermedad, mientras que 21.259 (cerca del 37%) sufrió parálisis permanente. En España, las epidemias más severas ocurrieron entre 1950 y 1963. Entre los años 1930 y 1950 se produjeron 400 casos anuales como media. Después, esta cifra fue aumentando progresivamente hasta 1963, alcanzando los 1.500 casos anuales de media.