Polineuropatía

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Monkey Business

La polineuropatía consiste en una disfunción del llamado sistema nervioso periférico (SNP). El SNP incluye todos los nervios que se extienden fuera del cerebro y la médula espinal. Las molestias típicas de una polineuropatía son dolores o parestesias en los brazos, manos, pies o piernas.

Los pacientes con polineuropatía sufren parestesias tales como hormigueo o quemazón en las áreas afectadas. Además, aparecen trastornos de la sensibilidad. Los pacientes sienten alterados el sentido del tacto y la percepción del dolor, o lo hacen de manera atenuada.

Algunas formas de polineuropatía son congénitas. Sin embargo, en la mayoría de los casos, ésta se desarrolla a consecuencia de otra patología (polineuropatía adquirida). Por ejemplo, una diabetes mellitus en un estadio avanzado o un trastorno grave de la función renal (uremia) pueden derivar en una polineuropatía.

El tratamiento de la polineuropatía depende de las causas concretas que han desencadenado la patología. Por lo general, determinados medicamentos permiten paliar adecuadamente el dolor.