Polineuropatía: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (19 de Marzo de 2012)

La polineuropatía puede tener múltiples causas. Se conocen más de 250 desencadenantes posibles. Sin embargo, en casi un tercio de los pacientes se ignora el origen de la enfermedad. Puede diferenciarse entre formas adquiridas y formas congénitas de polineuropatía. Las adquiridas tienen una prevalencia considerablemente superior a las congénitas.

Polineuropatías adquiridas

Entre las causas de la neuropatía adquirida se incluyen las siguientes:

  • Diabetes mellitus (polineuropatía diabética): en la polineuropatía diabética es probable que existan alteraciones patológicas en los vasos sanguíneos de menor tamaño que irrigan los nervios, a consecuencia de lo cual, éstos sufren daños. Además hay un trastorno del denominado metabolismo de la glucosa. La polineuropatía diabética aparece fundamentalmente en las piernas y los pies.
  • Tóxicos (polineuropatía tóxica): determinadas sustancias tóxicas como el alcohol generan en ocasiones daños en los nervios. Por tanto, el alcoholismo puede desencadenar una polineuropatía, al igual que ciertos medicamentos como los quimioterápicos. Las intoxicaciones por plomo, arsénico o talio, presente este último en raticidas, son otro posible desencadenante.
  • Daños renales (polineuropatía urémica): los pacientes con insuficiencia renal de larga duración, sobre todo aquellos que se someten a diálisis, sufren habitualmente polineuropatías. En estos casos los daños en los nervios se deben a la acumulación de sustancias que en situaciones normales son excretadas por los riñones junto con la orina.
  • Infecciones (polineuropatía infecciosa): la polineuropatía se desarrolla, con poca frecuencia, a causa de enfermedades como la borreliosis, el sarampión, el herpes zóster, el VIH, la difteria, la lepra, la malaria y otras patologías infecciosas.

En la mayoría de las ocasiones, la neuropatía se origina en pacientes con diabetes mellitus (pie diabético) o a consecuencia del alcoholismo.

Los síntomas de deficiencias (déficit de vitaminas del grupo B) y las enfermedades tumorales también pueden derivar en una polineuropatía.

Polineuropatías congénitas

Las polineuropatías congénitas son relativamente infrecuentes. Entre estas se incluyen diversos tipos como, por ejemplo, los siguientes:

  • Neuropatía amiloidea familiar: se caracteriza por la acumulación de determinadas proteínas modificadas (amiloides) en diversos tejidos. Además de los riñones, pulmones y corazón,puede afectar a los nervios.
  • Neuropatía hereditaria sensitivo-motora (NHSM): la velocidad a la que los nervios transmiten señales (velocidad de conducción nerviosa) se halla disminuida.
  • Leucodistrofia metacromática: un defecto enzimático hereditario provoca alteraciones en el metabolismo de los lípidos. A consecuencia de ello se producen lesiones en áreas del sistema nervioso.
  • Porfiria aguda intermitente: esta patología también puede derivar en una polineuropatía.