Pitiriasis versicolor

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (30 de Marzo de 2011)

© Jupiterimages/iStockphoto

La pitiriasis versicolor es una micosis superficial de la piel de carácter inofensivo, pero que resulta molesta desde el punto de vista estético. Está causada por el hongo Malassezia furfur.

El organismo patógeno de la pitiriasis versicolor se halla en muchos individuos sanos, principalmente en el cuero cabelludo. Se desconoce el motivo por el que este hongo cutáneo se reproduce en mayor medida de forma repentina en algunas personas y deriva en la aparición de esta patología. No obstante, un clima cálido-húmedo, la sudoración intensa, determinadas enfermedades como la diabetes mellitus o la toma de la píldora anticonceptiva propician el desarrollo de la pitiriasis versicolor. Además esta se manifiesta con frecuencia asociada a un sistema inmune deprimido.

Los síntomas típicos de esta afección son máculas cutáneas circulares, hipo o hiperpigmentadas de color parduzco y que pueden tener hasta el tamaño de una moneda. Aparecen sobre todo en las zonas con mayor densidad de glándulas sudoríparas o glándulas sebáceas, como la espalda y el pecho. Estas alteraciones no son dolorosas, aunque pueden picar. Al rascarlas levemente se produce una descamación superficial. A pesar de que el cuero cabelludo constituye un hábitat natural del hongo patógeno, no se ve afectado por la enfermedad.

La pitiriasis versicolor se diagnostica con facilidad mediante un reconocimiento de la piel: para ello se puede emplear una lámpara especial que emite predominantemente luz negra (es decir, radiación ultravioleta con una longitud de onda de 365 nm). Con el objetivo de corroborar el diagnóstico, resulta adecuado aplicar la técnica de la cinta adhesiva para obtener una muestra cutánea, que tras su tinción se observa al microscopio en busca de signos de la micosis.

El tratamiento de la pitiriasis versicolor consiste en la aplicación localizada de antifúngicos (antimicóticos). Estos medicamentos están disponibles en forma de spray, crema, loción, gel o champú. En raras ocasiones, cuando la enfermedad es muy resistente, puede ser necesaria la administración por vía oral de antifúngicos en pastillas. El pronóstico de la pitiriasis versicolor es bueno; no obstante, es habitual que tras un tratamiento efectivo esta infección causada por el hongo Malassezia furfur vuelva a aparecer. La pigmentación de las áreas cutáneas afectadas se unifica paulatinamente al tono de la piel circundante, aunque puede trascurrir bastante tiempo hasta que esto ocurre.