Piojos (pediculosis): Síntomas

Autor: Redacción Onmeda (15 de Septiembre de 2017)

Alrededor de la mitad de las personas que padecen piojos no muestran síntomas en un primer momento. Se necesita algún tiempo hasta que la cantidad de piojos crezca lo suficiente para que el sistema inmunitario del afectado reaccione.

A menudo los pacientes de una infestación por piojos sienten picor agudo que suele aparecer por las noches. La mayoría de las veces, en las zonas afectadas también se forman pápulas rojas y urticaria. En algunos casos aparecen eczemas debido al rascado. El picor y el enrojecimiento de la piel se deben a la saliva de los piojos, que es tóxica y se desprende con cada picotazo. En la infestación por piojos de la cabeza, el cuero cabelludo se ve afectado en primer lugar, se suelen producir, además, eczemas en la nuca y detrás de las orejas.

Los piojos púbicos suelen causar también manchas rojizas en la ropa interior. Son debidas a las heces de los piojos o a pequeñas lesiones de la piel, que causan los piojos con sus picaduras. En una inspección más cercana, se encuentran, en las proximidades de los folículos pilosos, pequeñas lesiones puntiformes que están rodeadas por piel enrojecida. En algunos casos de infestación por ladillas se pueden ver hematomas azul oscuro, de hasta dos centímetros y medio de ancho, que no desaparecen y no duelen, que resultan de una picadura de piojo con un sangrado en la piel circundante.