Piojos (pediculosis): Prevención

Autor: Redacción Onmeda (15 de Septiembre de 2017)

Una infección por piojos (pediculosis) se puede prevenir tomando ciertas precauciones.

En el caso de los piojos de la cabeza es fundamental iniciar el tratamiento cuanto antes. Además, es importante avisar a las personas más cercanas como familiares, amigos o compañeros del colegio para evitar la transmisión. De todas formas, tras el inicio del tratamiento con productos específicos, los niños pueden ir al colegio sin problemas y sin riesgo de trasmitir los piojos a sus compañeros. Precisamente, al contrario de lo que algunos padres creen y refieren en las encuestas, el Centro de Información de la Pediculosis, a la par que las recomendaciones de la mayoría de los organismos científicos internacionales, aconseja no aislar al niño en caso de contagio de piojos, ya que contribuye estigmatizarlo y no se ha demostrado su eficacia.

Para prevenir una infestación por piojos de la ropa es básico cuidar la higiene y cuidar la ropa lavándola a conciencia. No solo los padres tienen que prestar atención, también los educadores, los compañeros y los trabajadores de centros penitenciarios y albergues.

Una infestación por ladillas o piojos púbicos (phthirus pubis) denominada phthiriasis se puede prevenir si se evitan las relaciones sexuales con una persona infestada. Lo más adecuado es iniciar el tratamiento correcto en caso de que la pareja presente ladillas. Rasurar la zona púbica puede ser una opción para reducir el riesgo de infestación.