Piojos (pediculosis): Causas

Autor: Redacción Onmeda (15 de Septiembre de 2017)

La causa principal de una infestación por piojos (pediculosis) suele ser la transmisión de una persona a otra por contacto cabeza con cabeza o mediante relaciones sexuales. Los piojos no tienen tendencia a abandonar el cuerpo humano, así que solo excepcionalmente pueden contagiarse a través de ropa u objetos compartidos, como un colchón, un peine o ropa de cama. Son los denominados piojos del cuerpo o de la ropa, pero son menos frecuentes. De hecho, los expertos no terminan de confirmar la existencia de este tipo de transmisión.

 Los piojos son parásitos sin alas y hematófagos. Se alimentan con sangre varias veces al día, por eso no tienden nunca a abandonar el cuerpo humano. Los piojos depositan sus huevos (liendres) en los cabellos o fibras de los tejidos. Las liendres se transforman en ninfas que, una vez adultas, se conocen como piojos. Excepto por el tamaño las ninfas se parecen mucho a los parásitos ya adultos. Las ninfas tienen una piel dura de quitina que les impide el crecimiento. Hasta que se desarrollan y maduran completamente, las ninfas cambian la piel tres veces en dos o tres semanas. Los piojos hembra maduros comienzan a poner huevos poco después de la fertilización. En cuatro semanas cada hembra produce de 90 a 140 huevos aproximadamente.

Transmisión

Los piojos de la cabeza suelen migrar de un cabello a otro, independientemente de la higiene de la persona. Suelen migrar de un sitio a otro a través del contacto pelo con pelo, y en menor medida, a través de mantas, cepillos y peines, almohadas, sombreros, gorras, reposacabezas de los transportes públicos o toallas que son utilizados por varias personas en un corto período de tiempo. Estos piojos pueden vivir cerca de dos días y medio separados de un ser humano. Los animales domésticos no transmiten los piojos de la cabeza.

Las ladillas o piojos púbicos son transmitidos casi exclusivamente a través del contacto físico como, por ejemplo, durante las relaciones sexuales. En casos raros, pueden ser transmitidos por compartir la ropa de cama, mantas, colchones o ropa interior.

Los piojos púbicos se encuentran principalmente en el vello de las áreas genitales y anales. Pero también puede afectar a otras partes del cuerpo como las axilas, los muslos, la tripa, el pecho o las cejas y las pestañas. Estos piojos pueden vivir como mucho dos días separados de un ser humano.

Los piojos del cuerpo o la ropa se transmiten mediante el contacto físico cercano o en lugares de hacinamiento como, por ejemplo, en las prisiones o albergues, también debido a ropas compartidas o en el transporte público. Las personas sin hogar pueden infestarse con mayor facilidad por piojos de la ropa. Este tipo de piojos no suele ser muy común.

Los piojos de la ropa y sus liendres se encuentran principalmente en las partes del cuerpo cubiertas. Por tanto, la picazón se produce particularmente en esos sitios causando los característicos arañazos a rayas. Separados del cuerpo humano, los piojos pueden vivir sobre una semana de 10 a 20 grados, y alrededor de diez días con 0 a 10 grados.