Publicidad

Publicidad

Pie de atleta (tinea pedis): Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Laura Osuna (19 de Marzo de 2012)

El pie de atleta (tinea pedíi), al igual que la onicomicosis que suele aparecer adicionalmente, no se cura por sí mismo, es decir, sin tratamiento adopta una evolución crónica.

Complicaciones

La evolución del pie de atleta (tinea pedis) puede asociarse a distintas complicaciones. Los hongos iniciales pueden provocar una onicomicosis si la base de las uñas de los dedos de los pies presenta lesiones.

Las complicaciones frecuentes del pie de atleta son la infección adicional (sobreinfección) de las zonas de piel afectadas con bacterias y la formación de erisipela. ¿Cuál es el motivo? La piel lesionada de las zonas afectadas por el pie de atleta es una entrada para las bacterias. Si se produce una infección por estreptococos A, puede desarrollarse una erisipela, es decir, una inflamación bacteriana de la piel con rojeces bien definidas en forma de llama que inflaman la piel y van acompañadas de sensación de tirantez, dolor e incluso fiebre. También durante el tratamiento del pie de atleta pueden surgir complicaciones: si se utilizan antifúngicos en pastillas para tratar la tinea pedis (llamados antimicóticos), pueden experimentarse reacciones de intolerancia, por ejemplo, el llamado eccema de contacto.