Publicidad

Publicidad

Pie de atleta (tinea pedis): Definición

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Laura Osuna (19 de Marzo de 2012)

El pie de atleta (tinea pedis) es una llamada dermatomicosis, es decir, una enfermedad por hongos (micosis) de la piel (derma) en la zona de los pies donde actúan determinados hongos parasitarios. El término tinea describe, por definición, únicamente las infecciones por hongos de la piel, pelos y uñas provocadas por dermatofitos. Es por eso que la tinea se denomina también dermatofitosis. Junto al pie de atleta existen otras formas de dermatofitosis: por ejemplo, si los dermatofitos afectan a la uñas de los pies, se trata de tiña de uñas (llamada onicomicosis), específicamente de la tinea unguium.

Un entorno húmedo es el sustrato perfecto para los agentes del pie de atleta y es crucial para que se desarrolle el pie de atleta. Los angloparlantes lo conocen bajo el término athlete's foot (pie de atleta). La denominación procede de que muchos deportistas padecen pie de atleta. ¿Cuál es el motivo? El uso frecuente de duchas o vestuarios públicos de instalaciones deportivas favorece la aparición de tinea pedis, aunque un calzado cerrado que hace que el pie sude, también lo favorece.

Incidencia

El pie de atleta (tinea pedis) es de las enfermedades infecciosas más frecuentes. Más del 25 por ciento de todas las personas en países desarrollados padecen pie de atleta al menos una vez en su vida. Los pueblos indígenas que van descalzos casi nunca padecen pie de atleta. Los niños también lo padecen rara vez, aunque la tasa de infección aumenta a medida que crecen. La incidencia es menor entre las mujeres que entre los hombres. Las posibles causas de ello son el calzado distinto y las costumbres higiénicas distintas entre mujeres y hombres.

Los cónyuges tampoco suelen contagiarse del pie de atleta de su marido o mujer. En este último caso se suele producir frecuentemente el contagio del hongo pero rara vez se desarrolla la enfermedad porque: junto con el contagio influyen otros factores que favorecen el desarrollo de la infección; por ejemplo, un entorno húmedo. Solo entonces suele desarrollarse pie de atleta.