Otitis Externa: Prevención

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2012)

Las otitis externas se pueden prevenir si se evita la limpieza de los oídos con bastoncillos u otros instrumentos, o solo se hace cuando sea absolutamente necesario. El conducto auditivo dispone de una función de autolimpieza y protección: la cera de los oídos transporta las impurezas fuera del conducto auditivo y gracias a sus características antisépticas impide que las bacterias u hongos se asienten en el conducto auditivo. Una limpieza constante del oído altera esta función y crea una base para infecciones. No hay que olvidar los microtraumatismos de la piel, que pueden provocarse durante la limpieza y que sirven como puerta de entrada para que las bacterias penetren en los tejidos.

Para que no se produzca una otitis externa, es importante mantener los oídos secos. Un canal auditivo húmedo ofrece condiciones excelentes para el sobrecrecimiento de bacterias y hongos. Por este motivo, se recomienda secar los oídos tras el baño con un secador de pelo.

Las personas que utilizan audífonos o tienen tendencia a una formación excesiva de cerumen deberán dejar que un profesional limpie sus oídos con regularidad.

Es importante que las personas diabéticas comprueben sus niveles de glucosa en sangre y reciban un tratamiento adecuado apara que los valores sean los correctos y no se favorezcan las complicaciones.